Apelación

El concepto de apelación, que en latín significa “pedir auxilio“, es un término muy empleado en el ámbito judicial (sobre todo cuando alguna de las partes implicadas considera injusta la sentencia dictaminada por algún Juez o Tribunal). ¿Pero qué significa el término de apelación? ¿En qué casos se utiliza? Si tú también te haces esas preguntas, presta especial atención:

¿Qué es una apelación?

Como ya hemos adelantado, el término de apelación hace referencia al medio de impugnación que tenemos los individuos para solicitar la revisión de una sentencia. Este recurso, que puede ser interpuesto contra cualquier tipo de resolución (independientemente de que vaya en contra del orden administrativo), va dirigido a cualquier órgano jurisdiccional que sea superior al Tribunal que haya dictado dicha sentencia.

Es importante que distingas el significado de apelación del de otros tipos de recursos, como el recurso de amparo, queja o casación. Aunque puedan tener algunos rasgos en común, son conceptos totalmente diferentes entre sí.

¿Quién suele interponer un recurso de apelación? La parte implicada en la sentencia que no esté de acuerdo con el acto judicial emitido por un Tribunal, independientemente de su naturaleza.

¿Cómo hacer una apelación de sentencia?

Para hacer un recurso de apelación deberás exponer de forma objetiva todas y cada una de las alegaciones en las que se basa tu impugnación, citando la resolución apelada y, obviamente, los pronunciamientos que sean impugnados. Para ello tendrás que presentar tu apelación ante el organismo jurisdiccional en un plazo de veinte días naturales.

Ejemplo de recurso de apelación