Estos son los pasos necesarios para recurrir una multa por defecto de forma

¿Cómo puedo recurrir una multa por defecto de forma?

Siempre que recibas una multa, sea del tipo que sea, debes revisar todos y cada uno de los datos plasmados en el texto. ¿Por qué? Porque en ocasiones el agente que haya redactado la multa puede haber incumplido alguno de los requisitos legales establecidos (errores en la identificación del denunciado, en la descripción de los hechos denunciados, en la matrícula del vehículo denunciado…) A estos errores se les conoce con el nombre de “defecto de forma” y pueden ser recurridos. ¿Quieres recurrir una multa por defecto de forma porque sospechas que hay un error en la sanción? Entonces no dudes en seguir leyendo.

¿Qué es un defecto de forma?

Antes de seguir los pasos necesarios para recurrir una multa de estas características, debes saber que no todos los errores son susceptibles de anular una multa. Por ello, es importante que te asegures de que tu sanción contenta alguno de los siguientes errores.

  • Los datos personales de la persona denunciada.
  • Toda la información relativa a la infracción cometida (el qué, cuándo y dónde).
  • El tipo de vehículo con el que se ha cometido la infracción, así como su número de matrícula y modelo.
  • La identificación del agente encargado de redactar la multa.
  • Si la sanción correspondiente conlleva la pérdida de puntos.

¿Cómo puedo recurrir una multa por defecto de forma?

Ahora que te has asegurado de que efectivamente hay un error de forma en la multa que has recibido, es momento de seguir el procedimiento que te contamos a continuación:

Lo primero que has de hacer es presentar alegaciones contra la Administración, pero siempre en un plazo máximo de 20 días naturales. Dicho plazo empieza a contar desde el día siguiente de la recepción de la multa, o bien desde el día siguiente de su publicación en el Tablón Edictal de Sanciones de Tráfico. Este escrito, como norma general, irá dirigido al Jefe/a de Tráfico de la provincia en la que te encuentres.

Ni qué decir tiene que esta alegación debe estar escrita de manera impecable, sin olvidar ninguno de los datos primordiales: los datos personales, el objeto de la denuncia y las pruebas que demuestran que la multa tiene algún defecto de forma. Sé especialmente cuidadoso/a a la hora de aportar dichas pruebas, puesto que gracias a ellas podrás demostrar tu derecho a recurrir esta multa.

En cuanto redactes el escrito de alegaciones, deberás hacer varias copias del mismo, fecharlas y firmarlas personalmente.