Testamento

El testamento es uno de los documentos legales más importantes de la vida de una persona. En esta definición hablaremos sobre qué es un testamento, el concepto y los tipos de testamento que podemos encontrar.

Definición de testamento

El testamento, es un acto jurídico por el que una persona decide cómo se dispondrán sus bienes tras su fallecimiento. Habitualmente el contenido de este documento legal se centra en el reparto del patrimonio del testador, es decir, la herencia. Aunque también puede contener disposiciones de naturaleza personal o familiar.

Por tanto, se denomina testamento al documento mediante el cual un individuo dispone sus bienes un vez ha fallecido. El testamento se hace válido desde el momento en que se otorga, sin embargo, se hace eficaz a partir de la muerte de su autor, que es cuando se realiza la denominada “apertura de la sucesión” para la que se necesita el acta de defunción del testador.

Tienen la facultad de realizar un testamento aquellas personas indicadas por la ley con la capacidad intelectual y racional para tomar esta decisión, criterio que salvaguarda la libertad de la persona. En cuanto a las personas que reciben la herencia, estas pueden ser tanto naturales como jurídicas.

Tipos de testamento

A continuación analizaremos los distintos tipos de testamento que existen.

  • Testamento abierto: en este sistema el testador manifiesta su última voluntad en presencia del notario y  los testigos. Es el más común y el que más garantías ofrece, ya que, tiene por sí mismo pleno valor y no es necesario realizar ningún trámite posterior para darle autenticidad. En esta modalidad únicamente el testador podrá pedir copia del citado testamento mientras viva.
  • Testamento cerrado: esta forma de testar prácticamente no se utiliza, y no está autorizado ni para invidentes, ni para personas que no puedan o no sepan leer y escribir. En esta el testador presenta su última voluntad dentro de un sobre cerrado e identificado a la persona que ha de efectuar el acto, normalmente el notario, el cuál no conocerá el contenido del testamento, que permanecerá oculto hasta el momento del fallecimiento del testador.
  • Testamento ológrafo: se trata de un testamento escrito, fechado y firmado personalmente por el testador. Es completamente secreto, la ventaja es su sencillez, pero sólo puede ser realizado por mayores de edad, e igualmente no esta autorizado ni para invidentes, ni para personas que no puedan o no sepan leer y escribir. Debe estar escrito en su totalidad por el testador, firmado con su firma usual, y puede contener palabras tachadas, enmendadas o entre refranes. Este puede conservarlo el testador o depositarlo a otra persona de su confianza o ante notario habitual.